Llegan los SSD de Intel cuyo almacenamiento se puede usar como memoria RAM

Llegan los SSD de Intel cuyo almacenamiento se puede usar como memoria RAM

Hoy, para usos profesionales concretos. Dentro de unos años…

Desde hace más de un año se sabe que Intel está desarrollando una nueva gama de memorias SSD con mayor velocidad y densidad que los SSD "tradicionales". Hoy se ha hecho público el resultado de este desarrollo mediante las tarjetas Optane SSD DC P4800X, producidas en colaboración con Micron y cuyos 375 GB de espacio pueden ser usados tanto para almacenar contenido de forma habitual como para dedicarlos a la memoria RAM.

Este hito es posible gracias que la latencia de esta tarjeta es extremadamente reducida si la comparamos a otros SSD, de apenas diez microsegundos, ya que sus velocidades de transferencia secuencial no destacan demasiado en el panorama actual: 2400 MB/s de lectura y 2000 MB/s de escritura.

Esa baja latencia es la que permite un uso más intensivo. Un SSD promedio soporta unas 400.000 operaciones por segundo, frente a las 500.000 de escritura y 550.000 de lectura que promete la P4800X gracias a la tecnología 3D Xpoint. Esto se traduce en un mayor rendimiento, pero también en una mayor durabilidad incluso con un uso sostenido a lo largo del tiempo, ya que la escritura es no-destructiva (el principal problema de los SSD), así que no se produce el temido desgaste conforme mayor sea su uso habitual. Llevado a cifras más mundanas, supone pasar de entre 0,5 y 10 ciclos de escritura diarios hasta los 30.

El uso de esta tarjeta como memoria RAM (puede aprovecharse su totalidad, los 375 GB) es posible gracias a un software de pago adicional, Memory Drive Technology, que se suma a los 1.520 dólares que cuesta el propio módulo, con disponibilidad limitada. Más adelante Intel lanzará variaciones, incluyendo una réplica de esta tarjeta pero con el doble de almacenamiento, 750 GB.