4 razones por las que me compraría el iPhone X

Apple ha creado una nueva máquina capaz de hacer sombra a sus principales competidores con elementos muy innovadores y sembrando al mismo tiempo las bases de los próximos dispositivos que estarán por llegar. El iPhone X es el primer paso de una nueva generación, un salto importante que conlleva riesgos y sacrificios, pero que parece demostrar una vez más lo difícil que resulta navegar hacia la dirección correcta. Tengo algunas dudas sobre el terminal, pero también me encantan otros aspectos, y son estos.

Diseño de joyería

Apple es la compañía que mejor sabe transmitir el mimo y la delicadeza que gastan a la hora de diseñar un producto, y con el iPhone X se podrá sentir una vez más en cuanto lo tengas en la mano. Sí, puede que la visera superior no sea especialmente bonita, pero el teléfono demuestra elegancia en cada bisel. El cristal de terminación curvada se fusiona con el chasis gracias a un nuevo proceso de fabricación que mezcla una estructura cóncava del chasis con un panel OLED con diseño flexible y superposición de circuitos internos. El resultado final es una fusión perfecta entre dos materiales completamente diferentes.

Las cámaras

Si hay algo que me gusta del iPhone 7 Plus son sus cámaras y su modo retrato, y con la llegada del iPhone X, este increíble modo fotográfico ha mejorado con creces. Primero porque las cámaras son mejores, ofreciendo doble estabilización (veremos si en esta ocasión en escena con poca luz podremos usar el modo retrato) y unos nuevos sensores de mayor tamaño y rapidez, y segundo porque el software se ha mejorado incluyendo nuevas opciones con las que conseguir mejores retratos. Tendremos la posibilidad de imitar efectos de iluminación profesional con un par de clics, y el efecto de desenfoque estará presente incluso en la cámara frontal gracias a los nuevos sensores incluidos.

El procesador biónico

El nuevo procesador A11 Bionic puede ser una pieza fundamental en la evolución del iPhone X en los próximos meses. Y no sólo para el terminal, sino para el ecosistema completo de Apple. Gracias a su motor neuronal el procesador es capaz de realizar 600.000 millones de operaciones por segundo, una capacidad que hacen de este cerebro la herramienta perfecta para operaciones de realidad aumentada, identificación de escenas a la hora de realizar una foto, e incluso para otorgar de más rapidez a Siri.
En unos meses veremos grandes avances en el mundo de la realidad aumentada, un sector que parece ser fundamental en los futuros planes de Apple, y del que estamos seguros que cambiará muchas de las prácticas que conocemos hoy en día, empezando por los juegos.

Todo gira en torno al iPhone X

No hay duda que el nuevo iPhone X comenzó a marcar desde ayer mismo los próximos pasos de Apple en el mundo de la telefonía. La pareja formada por las cámaras y el procesador traerán nuevas funciones y aplicaciones que revolucionarán una vez más la manera en la que utilizamos el teléfono a día de hoy. El iPhone 8 también estará a la par en este aspecto, sin embargo, optar por el iPhone X sería apostar por una plataforma con mayores aspiraciones y con una nueva hoja de ruta marcada que determinará la evolución de los nuevos modelos y de los futuros iPads.