El iPhone X tiene un hermano pequeño, y es como Frankenstein

Si el nuevo iPhone X no te convence, puede que este trabajo creado por este manitas sea exactamente lo que estabas buscando. Estéticamente es exactamente el iPhone sin bordes que podrías estar imaginando (bueno, más o menos), ya que no tiene ningún tipo de visera superior y la pantalla llega a cada lado. Pero claro, al ser un trabajo manual, no alcanza la exquisitez que podrías esperar, ya que mantiene unos biseles bastante llamativos (transparentes, eso sí), y una distribución interna de los componentes un tanto sospechosa…

La razón de este desaguisado es que su creador ha utilizado los componentes internos de un iPhone 5, teniendo que utilizar su propio conector de alimentación y unos altavoces diferentes a los originales. Y aunque el software no es el ideal (necesitaría el utilizado en el iPhone X que incluye gestos), parece que el botón Home virtual le sirve para salir de más de un apuro.

El resultado es cuanto menos curioso, y antes de que empieces a decir que Apple podría haber hecho algo así, deberías de tener en cuenta que este simpático iPhone X Mini no cuenta ni con cámaras, lector de huellas ni conector Lightning. Pero eso sí, no habrá un teléfono parecido en ningún lugar del mundo.